Vivienda Sevilla 15M denuncia que familias de la Corrala Utopía están en la calle un mes y medio después del desalojo


Familias-Corrala-Utopia-Ayuntamiento-Catedral_MDSIMA20140406_0106_21El edificio de Ibercaja, ahora vacío, es el símbolo del guión pactado entre Ibercaja y las instituciones: la banca siempre gana. 

La Intercomisión de Vivienda 15M Sevilla denuncia que un mes y medio después del desalojo de la Corrala Utopía, sólo se han realojado a 8 familias: el resto sigue en la calle, después de más de dos años de lucha por una vivienda digna para todas las personas. Las instituciones han cumplido el guión que les interesa para permanecer en el poder: la banca es intocable. Ni expropiación ni alquiler social en el edificio de Ibercaja, de nuevo vacío y entregado a la especulación, y las familias, sin techo.

La Corrala Utopía se ocupó el 17 de mayo de 2012, con el apoyo del movimiento 15M, cuando un grupo de familias del barrio de la Macarena con necesidad urgente de vivienda decidieron dar el paso de habitar un edificio vacío desde hace años para reclamar políticas y soluciones no sólo para ellas, sino para todas las personas en una situación similar. El inmueble era inicialmente propiedad de Maexpa, cuyo dueño está imputado por fraude fiscal y corrupción urbanística. Eso no fue impedimento para que Ibercaja le concediera la dación en pago y se convirtiera en la nueva dueña del inmueble, operación realizada cuando las familias llevaban ya más de dos meses allí viviendo.

La Corrala Utopía se convirtió en símbolo de la lucha por la vivienda, abriendo la senda a numerosas ocupaciones colectivas que se han sucedido desde entonces en Andalucía y en todo el Estado. Más que nunca se hizo visible el sinsentido de miles de viviendas vacías, públicas y privadas, la incapacidad de las administraciones en ofrecer una respuesta a este grave problema y la necesidad de luchar desde la ciudadanía contra el poder de los bancos.

En todo este proceso de lucha, el papel de las Administraciones, lejos de responder a su obligación de velar por el cumplimiento del derecho a una vivienda digna, ha sido el de dinamitar la acción directa autoorganizada para forzar el uso social de edificios vacíos y lanzar un mensaje tranquilizador a la banca: la propiedad privada es sagrada. Los intereses de la banca están por encima del derecho a una vivienda digna de miles de personas en la calle o a punto de perder su hogar.

Así, durante más de dos años, el Ayuntamiento de Sevilla no ha parado de hostigar a la Corrala, cortando los suministros de luz y agua o llegando al extremo de amenazar a las familias con la retirada de la custodia de sus hijos e hijas. Por su parte, la Consejería de Fomento y Vivienda, en todo este tiempo, no ha cesado de hacer irresponsables promesas nunca cumplidas. Garantizó que no habría desalojo y, si se producía, soluciones habitacionales inmediatas, eso sí, con la condición de que en la interlocución sólo estuvieran las vecinas, sin la presencia del movimiento de vivienda 15M, con el objetivo de que el lazo de las negociaciones no fuera el de la lucha social colectiva sino el de la frágil desesperación de familias en una situación de supervivencia.

Las instituciones, que no dudaron en sentarse en varias mesas de negociación de cara a la galería, han sido partícipes de dos años de acoso, mentiras y engaños a las familias, que han sobrevivido en durísimas condiciones, sin suministros esenciales y sin vislumbrar nunca una verdadera y digna solución habitacional.   Esta lamentable incapacidad y cinismo de las instituciones ha alcanzado su punto más álgido en el desalojo de las familias, acaecido el pasado 6 de abril. A pesar de las promesas de la Consejería de Fomento y Vivienda, tras abandonar el edificio, todas se encontraron sin techo y en la calle. Tres días después, tuvo lugar un espectáculo mediático vergonzoso en la Plaza Nueva, en el que a través de una foto de altos cargos de la Consejería de Vivienda y algunas familias con llaves en la mano, se pretendía escenificar que se habían dado soluciones habitacionales a todas ellas, presentando como victoria una mentira.

La verdadera entrega de llaves tuvo lugar en la madrugada del miércoles 9 de abril al jueves 10 de abril. La Consejería realojó a 8 familias de la Corrala Utopía, comprometiéndose a que el día siguiente las 9 restantes tendrían vivienda. Aún siguen en la calle. Por su parte, el Ayuntamiento de Sevilla ha vuelto a utilizar la burocracia para seguir dilatando el realojo de las familias, solicitando documentación ya existente o pidiendo información innecesaria. A este despropósito se sumó la crisis del pacto del Gobierno andaluz, en la que se utilizó de forma vergonzosa la “guerra de pobres contra pobres”, con el falso debate de las listas de espera y los procesos de adjudicación, para desviar la atención del verdadero problema: la inutilidad de las administraciones en cumplir el derecho a una vivienda digna y su entrega a una máxima intocable: la banca siempre gana.

De esta forma, sólo 8 familias del total de 17 fueron realojadas –una solución parcial y provisional-, permaneciendo el resto desde entonces en una situación insostenible. A día de hoy, un mes y medio después, esas familias siguen sin vivienda.

Desde la Intercomisión de Vivienda 15M Sevilla denunciamos que las instituciones no guían sus acciones por los derechos humanos sino por los intereses electorales de los partidos que las conforman, y que, con ese fin, no dudan en utilizar a las personas que tienen necesidades básicas, en intentar una y otra vez instrumentalizar los movimientos sociales, en transformar reivindicaciones políticas que apuntan directamente al corazón del negocio inmobiliario en soluciones individuales y asistenciales que pueden dilatar aprovechándose de la desesperación de personas en situaciones límite.

Ante este inhumano y vergonzoso circo político, reclamamos una solución inmediata para estas familias y para todas las personas que no tienen acceso a una vivienda digna, ante la incapacidad de las administraciones en resolver esta problemática y su absoluta entrega a la banca y empresas que especulan con un derecho esencial. Y por ello exigimos la declaración del Estado de Emergencia Habitacional, contemplada en normativas autonómicas, que permitiría suspender todos los desahucios, poner a disposición de la población las viviendas vacías, primando su uso social sobre el especulativo, y garantizar el acceso a suministros básicos de agua, luz y gas.

Miles de personas que reclamamos el derecho a una vivienda digna, que nunca lo conocimos o que lo hemos perdido, seguiremos organizándonos, de forma colectiva y autogestionada, para construir utopías reales. Ni gente sin casas, ni casas sin gente.

22 de Mayo de 2014  Intercomisión de vivienda de Sevilla  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s